Enclaves de ocio, espectáculos provincianos

El País 1-3-2012, completado en octubre 2013

Mister Marshall ha llegado y anuncia puestos de trabajo y de diversiones, de luces y de juegos, de vicio y de fornicio. Cerca del aeropuerto, a un cuarto de hora del centro de la ciudad. Prometen unos 200.000 empleos directos y 100.000 más de indirectos. No se especifica el origen de estas cifras. Sin embargo en todo el estado de Nevada, que incluye Las Vegas y la lejana Reno existen 300 000 empleos en el sector del ocio. Solo Las Vegas posee 78 grandes hoteles con casino y en el Baix Llobregat se crearían 12 hoteles, 6 con casinos. Los números no salen. El impacto sobre el empleo no parece que en Las Vegas haya sido muy eficaz pues llega casi al 13% cuando la media de EE.UU. es poco más del 8%. Se trata de un empleo poca calificado: solamente el 14% de la población joven alcanzó a iniciar estudios universitarios cuando la media norteamericana es el doble. En Las Vegas están censados 16.000 personas sin techo y 40.000 en la región metropolitana. (Gran parte de los datos citados proceden de un estudio del blog latramaurbana.net).

El argumento del empleo no es convincente. Otros aspectos del modelo aún menos. Las Vegas creció en un desierto a partir de los años 30 y especialmente de 1941 cuando un gangster, Bugsy Siegel (Warren Beatty en el cine), fue el promotor del primer hotel Flamingo con casino. Fue rebautizada como Sin City, Ciudad del pecado. Sus promotores principales eran las mafias del este. A partir de 1959 la ciudad inició un nuevo boom cuando el triunfo de la revolución cubana hizo que La Habana dejara de ser el gran casino y el superprostíbulo de los americanos. El centro de Las Vegas, inicialmente ciudad compacta, fue perdiendo fuerza y la ciudad se expandió de forma difusa y segregadora. Gradualmente se ha ido privatizando, ha dejado de ser ciudad. ¿Es la nueva versión del modelo Barcelona 92 y de “Catalunya-ciutat? A Madrid, lo definió en los 60 Cela mezcla de Kansas y Navalcarnero. ¿Seremos nosotros algo parecido medio siglo más tarde?

En EE.UU. era y es impensable que un “Las Vegas” se instale en la megalopolis del noreste (Boston, New York, Filadelfia, Washington, etc), un continuo urbano con más de 55 millones de habitantes. El gran centro del ocio se creó a algunos miles de kilomentros del mercado más potente. Eurovegas pretende instalarse en un tejido urbano ya muy saturado que requiere proyectos de escala media, más acupuntura que cirugía. La copia menor que original pero se prevén 150 ha para el complejo y 100 más para campos de golf, un estadio y otros equipamientos. Más las cesiones de suelo público e infraestructuras y los complejos habitacionales que los promotores exigen, en unos casos crearlos y en otros cambiarlos de lugar. El impacto sobre el territorio será enorme. A la zona donde afluirán los desocupados locales y los que acudirán de otras partes como si se hubieran descubierto minas de oro. Sin contar a los centenares de miles de futuros clientes. ¿Es éste el lugar adecuado o no correspondería más a Los Monegros?

El despropósito que más llama la atención son las condiciones del promotor que aparentemente no han sido cuestionadas por las autoridades españolas. Modificación de la “ley de extranjeria” para importar trabajadores y del estatuto de los trabajadores para no depender de convenios colectivos, moratoria de dos años para pagar la Seguridad social, exenciones de impuestos y tasas, flexibilizar las medidas destinadas a evitar el blanqueo de dinero, autorizar el ingreso de menores de edad y ludópatas y el derecho de fumar, garantizar el crédito que se solicitaría al Banco Central europeo. Por vergüenza ajena, sin comentarios.

No creo que este proyecto fantasma llegue a cuajar, y menos en Catalunya. Pero reconozco que me dejará un recuerdo imaginario perdurable. Una inauguración presidida por la Casa Real y algunos cardenales acompañados de políticos locales meapilas y financieros del Opus, rodeados de mafiosos y tahúres, traficantes de drogas y de dinero negro, empresarios de prostíbulos y gestores de la corrupción. Un espectáculo de risa amarga.

Nota complementaria (Jordi Borja)

  1. Puestos de trabajo, Mas Colell (conseller de Economía de la Generalitat me reconoció en privado que como máximo en los próximos ocuparán a 4000 personas. Mi evaluación personal es que la primera fase del proyecto que ocupará como máximo un 10 % del terreno no creará más de 2000 puestos de trabajo. Muy lejos de los 200 000, la cifra más citada en los medios.
  2. La operación es en gran parte especulativa, exigen 10 veces más suelo que el que van a utilizar, consiguen una localización adecuada en la periferia de la gran ciudad y muy bien comunicada merced a las cuantiosas inversiones públicas y veremos luego si les interesa más desarrollar otras operaciones, lo cual es muy dudoso o preferirán a esperar que se sobrevalore el suelo y se haya reiniciado la reactivación.
  3. Se trata de operaciones financieras ante todo,una vez conseguidos altors rendimientos con la puesta en marcha de la operación es muy probable que el promotor se retire o mantenga un enclave de ocio sin efectos positivos sobre el entorno que si tendrá efectos sociales y medioambientales muy fuertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *