Democracia y Estado de Derecho, complementaridad y contradicción

Notas para Conferencia dirigida a cuadros de ComisIones Obreras.
Valencia, 19 octubre 2017

I.El Dret primer llibera, més tard oprimeix.

La construcció del Estat de Dret i les lleis fonamentals són històricament una conquesta democràtica. És el resultat de debats polítics, d’elaboracions intel·lectuals i sobretot de les lluites de les classes no hegemòniques i especialment les classes populars. L’Estat de Dret es la principal garantía protectora dels que no tenen poder polític, econòmic o ideològic (o religiós).

Goethe va dir que preferiría “l’ordre a la justícia”, una frase que es va considera poc afortunada i amb raó. Però el que és cert és que la justícia per a tots, i especialment els sectors populars, vulnerables i amb pocs recursos, requereix “ordre”, el marc polític-jurídic.

Però aquest marc, com la Constitució i les lleis, son resultat de passat i present, no gaire futur. Relacions de força. Intervenen interessos i resistències mùltiples. Sectors social, culturals o ètnics poden ser discriminats. Però sobretot dues dinàmiques perverses.

En societats desiguals els actors econ o socials i els aparells de l’Estat que es mantenen (per ex Judicatura, FFAA) tenen capacitat de bloquejar polítiques derivades del marc constitucional o influencien lleis i altres normes en favor de grups d’interès.

L’altra dinàmica és oligàrquica del sistema polític mitjançant el sistema electoral, la força mediàtica i econ dels partits polítics, la dificultat d’aparèixer noves forces polit renovadores, els lligams amb els poders econ i fàctics, l’afany reproductiu (“classe polit”)…

En resum, es consoliden i es desenvolupen resistències als canvis estructurals (art 9.2 C), els drets reals i els programàtics i universals (legítims i no aplicats) i els emergents (gènere, inmigrants, ambientals, culturals, territorials, etc).

Allò que era lliberador pot esdevenir opressor.

La democràcia és dinàmica contrària, és respira a la societat, al carrer i als barris, al treball, a la vida cultural i universitària… i es troben precedents en altres temps i altres territoris.
La democràcia es basa en els principis de llibertat, igualtat i solidaritat.

Requereix procediments formals, no solament la representació, les eleccions i els partits. També diverses formes de participació que tinguin en compte les desigualtats, les exclusions o la limitació de drets polítics (per no informació, no papers, inseguretat…). Democràcia politica: per ex iniciativa popular, rendiment de contes, gestió social/cívica o compartida, revocació de càrrecs públics, referèndum, control econòmic dels partits polítics. (Laski, Berlinguer)

Hi ha bona i mala qualitat democràtica.
La democràcia requereix continguts materials
mitjançant les polítiques públiques promogudes per les classes subalternes, populars, discriminades o mancats de drets laborals, socials, culturals…
Les desigualtats no solament mancant de drets legítims també nega una gran quota de llibertat, encara que tinguin papers i puguin votar.

La democràcia lliberal és favorable als grups més potents.
La democràcia republicana es una proposta uguallibertat (Balibar).

II.La conquesta dels drets socials i polítics, unes referències històriques.

Hobsbwam: La clase obrera y los derechos humanos (en “El mundo del trabajo. Estudios sobre la formación y evolución de la clase obrera”, Ed Crítica, 1982).

La democracia y la ciudadanía: status de derechos (y deberes) para ser libres e iguales (de la ciudad al Estado por medio de la nación-pueblo).

Pero la conquista de la democracia ha sido obra de las clases subalternas, trabajadoras, populares… y en parte los profesionales y artesanos, la pequeña y media burguesía, los funcionarios de base…La ciudadanía/derechos políticos no se contrapone a las clases populares/cambios sociales. La suma es la democracia republicana. Las clases dominantes optan por derechos limitados para las mayorías y consiguen privilegios. Es la democracia liberal. Separar derechos sociales de los políticos facilita la dominación del Capital sobre el trabajo. Veamos algunos ejemplos.

1.La Carta Magna (1215) y Carta del bosque (1217): leña, alimentos y otras subsistencias. Derecho jurídico/moral que dependía de jueces y propietarios (baronets). Se aceptaba (no siempre) la resistencia, rebelión popular, tomar lo necesario por la fueza. Entre 1215 hasta las revoluciones del siglo XVII (habeas corpus 1679 y leyes fundamentals 1689) eran en favor de las clases propietarias para limitar al rey por medio de elecciones censitarias, sin participación de las clases pop hasta el siglo XIX con limitaciones, universal en el XX). (Contra expolio… Marx y Bensaid, Ed Errata..).
Sin embargo las Leyes de pobres (iniciada en la Carta del Bosque y en 1349, 1463 1790). Pero se forjaron los “levellers” (Gran Petición 1648) que a mediados del XIX dieron lugar a los cartistas y luego a las trade unions. Las trade unions entendieron que sus conquistas sociales requerían tener fueza politica. (Manifiesto de la Carta Magna, Peter Linebaugh, Traficantes).

2. La revolución americana (1787) propietarios no impuestos sin representación. Jefferson intentó darle un caràcter “social” (felicidad, bienestar) pero T.Paine criticó duramente el individualismo radical pero sufragio universal masculino (temor de Tocqueville a la igualdad totalitaria). A lo largo del siglo XIX se luchó por la huelga, las 8 horas y lo derechos sindicales que no se consolidaron en el siglo XX pero con dificultades por la ideología individualista que convenía a los capitalistas.

3.La revolución francesa (1789, 91, 93 Robespierre). Derechos del hombre (Lib, Egal, Frater) y Costitución (liberta, seguridad, propiedad y resistencia a la opresión). Crítica de Paine y de Marx (Notas cuestión judía). Crítica especialmente a Ley Le Chapelier (no asociaciones, pero si a los propietarios). Marx en cambio la “democracia ciudadana” de la Commune 1871 sí que la exaltó.

4. Alemania y Bismark. Gobierno autoritario y pacto con sindicatos y protección social bàsica. El movimiento obrero luchó por los derechos sociales y las libertades políticas. Y se planteó la toma del poder política (revolución 1918-19…).

Las luchas sociales de los trabajadores conquistaron libertades políticas y derechos sociales para todos en el siglo XX. “La clase universal”. Reino Unido: Inicios del welfare state (años 20-30 y sobretodo en 1945). Países escandinavos y Austria: las políticas socialdemócratas. EEUU. Crisis 29, rebelión social popular y new deal. Francia e Italia: luchas sociales 20-30. Ver programas del Cons.Nac.Resist. y Nac. Lib.

Los proyectos sociales y políticos consiguieron un apoyo social muy amplio y heterogéneo.

III. Clases trabajadores y Ciudadanía. La socialización urbana.

La democracia republicana después de 1945 reconoció l’existencia de las clases trabajadoras y su acceso a la ciudadanía, derechos sociales (colectivos) y politicos (individuales), aunque los partidos de clase los colectivizaron y los d.sociales se individualizaron (movilidad ascendente por educación y meritocraciaI.

La ciudadanía y las clases populares: un proceso democratizador/integrador pues la ciudadanía es a la vez política (frente al Estado) y social (en la ciudad).

La crisis de la política: las clases populares y en menor grado las clases medias han perdido sus partidos propios debido a la fragmentación social (colectivos diversos) y a la atomización política (el individuo frente a la tv y a la urna).

La socialización de las clases populares y medias en el ámbito urbano de la reproducción social que incluyen las contradicciones Capital-Trabajo. Las políticas urbanas vinculan producción y reproducción, individualismo y colectivismo, clases asalariadas y clases medias propietarias o profesionales.

¿Puede construirse una mayoría socio-politica?

Conclusión

Los procesos de desdemocratización . La traición constitucional reducida a los procedimientos formales y más o menos excluyentes. Las oligarquías políticas y las elites económicas y administrativas.

El caso español a partir del 23 feb 81 y principalmente con los gobiernos del PP. Las dinàmicas dualizadoras.

La recentralización política y las reacciones territoriales (o clientelares). La redemocratización a partir de los territorios.

La paradoja de la Democracia: el Estado de Derecho es el principal instrumento transformador y al mismo tiempo es utilizado para el inmovilismo y la regresión social y política.

¿Dónde están las izquierdas hoy? En el Derecho a la ciudad en todas sus dimensiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *