El urbanismo frente a la ciudad actual: sus desafíos, sus mediaciones y sus responsabilidades.

El urbanismo se ha vinculado a la ordenación física de la ciudad existente y el desarrollo de la misma. Los urbanistas, principalmente arquitectos e ingenieros, determinan las formas futuras de la ciudad, y casi siempre los usos. Son los hacedores de planes y proyectos. Las otras profesiones (juristas, economistas, sociólogos o geógrafos) pueden hacer contribuciones complementarias, que se suponen sirven para viabilizar las propuestas.

Continuar leyendo

Forum Alternativo-Habitat III

Sobre Hab III.

Limitaciones.
Deciden los Gobiernos de los Estados, en especial los diplomáticos. Discurso genérico, retórico, sin compromisos, ni denuncias, ni alternativas. Se citan los males pero no los factores causales ni se aceptan las propuestas que pueden resultar polémicas. Por ejemplo los derechos de la gente (derecho a la ciudad o a la vivienda, el suelo o el lugar). No se puede tocar la propiedad privada, ni los bienes comunes, ni el rol del sistema financiero, ni cuestionar las privatizaciones de los servicios, ni la renta básica, ni el mal uso de los recursos naturales, etc. Es decir las cuestiones que nos interesan, nuestra razón de ser. Los documentos de Habitat lll pasan por varios filtros y las propuestas elaboradas en las reuniones previas llegan a los documentos finales muy convencionales.

Posibilidades.
Los participantes pueden hacer llegar propuestas mediante documentos elaborados al margen. Habitat lll tiene una importante presencia mediática. En ella intervendrán algunas personalidades que pueden hacer oir su voz. Alcaldes, algunos conferenciantes, portavoces de Foros sociales, Declaraciones del personalidades (dirigentes sociales, profesionales destacados, etc) o de Asociaciones de ciudades.
Es también la oportunidad de organizar encuentros antes o durante Habitat III. Las resoluciones de estos encuentros pueden llegar a los medios de comunicación y en algunos casos pueden ser leídas por algunos participantes que intervengan el Hab III.

Un Fórum Alternativo: El Fórum de FLACSO.
Habrán diversos foros y encuentros, incluso un probable Foro Social. El Foro de FLACSO es una oportunidad pues podemos estar en el proceso organizativo y en la elaboración de las resoluciones.
Se propone invitar a representantes de algunos gobiernos locales, de ongs y organizaciones sociales y a expertos. Principalmente de América latina. También de América del norte y de Europa y quizás algunos de otros continentes.
El promotor y presidente del Comité organizador es Fernando Carrión, ex director de FLACSO y uno de los fundadores de “Ciudad”.

Propuestas

  1. Un texto firmado por representantes, portavoces y personalidades que pueda ser remitido y si puede ser leído al Forum III (por una/o alcalde/sa).
  1. Un dossier o informe que hagan balance de la gestión de gobiernos progresistas o de izquierdas (en especial de Am. Latina pero ampliable)
  1. Exposición de libros, revistas, informes sobre las ciudades.
  1. Festival de películas sobre Ciudades, Barrios, Conflictos, Historias emblemáticas…
  1. Exposición gráfica sobre las ciudades.
  1. Exposición del uso (y del mal uso) de las tecnologías más avanzadas en la gestión de las ciudades y la relación de gobiernos (y empresas de servicios) con la ciudadanía, así como las experiencias de redes ciudadanas
  1. Se prevén algunos encuentros previos. Se prepara uno en La Paz organizar uno en Barcelona (con apoyo municipal)

IDEAS PARA EL DOCUMENTO (Un esbozo solamente)

  1. Un documento “rupturista” empezando por el lenguaje, que destaque frente a los documentos propios de los organismos internacionales.
  1. Centrar el documento en los aspectos nuevos, resultantes de las políticas neoliberales, de la conciencia respecto a los recursos finitos o muy costosos, la urbanización sin ciudad, las exclusiones sociales y espaciales, etc.
  1. Enfatizar la Desigualdad social, la injusticia espacial, la exclusión de los sectores populares de sus lugares ciudadanos, la precarización y la desocupación …
  1. También la Insostenibilidad ambiental y socio-económica, la economía especulativa, el despilfarro de bienes comunes (suelo, agua, energía, etc) y de las infraestructuras y de la arquitectura colosales y ostentosas, de la movilidad, de la urbanización difusa, etc
  1. La inadecuación y las limitaciones de los gobiernos locales. Su sometimiento a los procesos globales (financieros, clasistas, etc) y a las políticas neoliberales. Los gobiernos metropolitantos y su descentralización y transparencia. La gestión social y la ciudad colaborativa.
  1. Prácticsas positivas y negativas de Europa y América- Espacio público y centralidades. Vincular la ciudad formal con la informal, la inclusiva con la excluída. EL déficit de intervención en los procesos naturalizados (por ej la movilidad) y en los factores causales (especulación del suelo, desregulación del sistema bancario, privatización servicios,etc).
  1. Organismos internacionales. Limitaciones del discurso. Rechazo de los derechos. No reconocimiento de las autocríticas (WB 2009). Retórica neutra y convencional. No aceptación de la innovación. Necesidad de construir un discurso fuera y llevarlo dentro. Apoyo de alcaldes, organizaciones sociales y expertos.

«Ciudad Posible» M.Corti. Prólogo de Jordi Borja

Marcelo Corti nos propone una obra que integra por lo menos tres o cuatro. Es un tratado analítico y propositivo, base de uno o dos cursos de alto nivel académico, que conceptualiza teóricamente las múltiples dimensiones del urbanismo y expone múltiples casos des ciudades del mundo desarrollado o en proceso de desarrollo, en especial América y Europa. Se sintetizan situaciones y propuestas de una gran diversidad de ciudades.

Continuar leyendo

Barcelona y La Torraça, una nueva oportunidad

Catalunya, como cualquier territorio complejo, en su morfología, su historia y su composición socio-cultural, es heterogénea, incluso contradictoria. La diversidad puede ser problemática pero es siempre una riqueza. Los comportamientos electorales reflejan estas diversidades. Es suficiente comparar el Camp de Tarragona con Girona y las comarcas de su entorno. O la ciudad de Barcelona y el entorno metropolitano que sumados representan más de la mitad de la población. No hay una fractura pero si una distancia. No se expresa mediante la confrontación pero si por la desconfianza. No comparten lazos sentimentales pero sí relaciones funcionales desde posiciones desiguales. Los periféricos se sienten más o menos discriminados, los barceloneses strictu sensu sienten poco interés por los dos millones que les rodean. La predicción amenazadora que de vez en cuando anuncian desde la capital del Estado no es una realidad, tampoco es un espejismo. La dinámica con vocación “identitaria” del catalanismo independentista no pretende excluir a los ciudadanos de origen no catalán o descendientes de inmigrantes y que viven en áreas territoriales en donde predomina esta población. Pero el proceso independentista acelerado ha hecho que emerjan factores identitarios, como la lengua, el origen y el status social, que ponen en cuestión la integración plena de los ciudadanos de Catalunya en una nación compartida.

Mala cosa es afirmar “una identidad”, somos unos, sois los otros. Cuando unos colectivos proclaman su identidad forjada por los siglos y recuperada hoy, los otros recuperaran su identidad originaria. Ya sabemos que el cocodrilo no está debajo de la cama pero el que duerme encima está preocupado pues duda que la bestia sepa que no está. La identidad es un mito construido sobre mitos, entendido como relatos simbólicos. No tenemos una identidad, tenemos muchas, como tenemos roles sociales, ideas políticas y compormientos colectivos muy diversos. A Tony Judt le preguntaron una vez que pensaba de la identidad y respondió lacónicamente “es peligrosa”. Acentúa conflictos fuertemente emocionales a partir de elementos distintos pero compatibles. Se puede usar una lengua u otra, o las dos. Pero las identidades utilizan estas diferencias lo cual es debido a situaciones sociales y culturales en condiciones desiguales y cuando emergen en el escenario político son de peligroso manejo.

Barcelona y su entorno es una de estas situaciones. Otra similar es el Camp de Tarragona. El voto reciente fue indicativo. Sectores populares periféricos (algunos barrios barceloneses incluidos) cambiaron el voto social de izquierdas por el voto identitario conservador. Mientras que en la ciudad de Barcelona los sectores medios y altos votaron mayoritariamente independentismo. Hay que relativizar esta imagen pues una mayoría media y popular votó a los partidos catalanistas si sumamos al independentismo Catalunya si que pot. Y una parte importante de las elites catalanas votaron obviamente a los partidos conservadores españolista. Pero en política lo que parece es lo que cuenta y hay un imaginario que se apoya en elementos reales que puede distorsionar la realidad y acentuar confrontaciones que no interesan ni a Catalunya ni a España, ni a las derechas ni a las izquierdas. Hay una exigencia política de reconstruir el díalogo entre Catalunya y el Estado y lo que todos menos necesitamos son conflictos emocionales identitarios.

Hay ahora la oportunidad de promover una mayor integración entre Barcelona y el entorno metropolitano. Se ha utilizado por los medios y sobre todo por fuerzas políticas, la imagen de las clases medias y de origen y de lengua catalanas y las clases populares de origen y de lengua castellana. Se establece una oposición entre la Barcelona de Sarriá y el entorno metropolitano del Baix Llobregat. Algo similar a la que se hacía a inicios del siglo pasado entre la Barcelona del Eixample y La Torrassa y Collblanch de Hospitalet. Pero no solo hoy las distancias socio-económicas y culturales son mucho menores que en el pasado, también las sociedades urbanas de la ciudad central y de la periferia son ambas heterógeneas y los comportamientos políticos han sido hasta ahora mucho más estructurados por el eje derecha izquierda que por el eje identitario o lingüístico. La fisura que ahora aparece es superable.

Es el momento de volver a plantear la necesidad de una Barcelona metropolitana. No se trata de hacer desaparecer los actuales municipios pero sí de dar fuerza política y cultural a la ciudad metropolitana, la primera corona que comprende el Barcelonés y gran parte del Baix Llobregat principalmente. Una asamblea elegida (los municipios pueden ser la circunscripción) que no solo asuma las políticas y servicios que ahora ya son metropolitanos, también las estrategias socio-económicas, los grandes proyectos urbanos y la unificación de la fiscalidad local. Solo así se podrán plantear políticas coherentes y redistributivas. Con un alcalde y un gobierno metropolitanos que puede ser tanto del Eixample como de Santa Coloma, de Cornellá o de La Torrassa. Y no se trata de rebajar los municipios a los distritos sino acercar éstos a los municipios. Se trata de conseguir que todos sean no solo de su barrio y de su municipio, también que se sientan ciudadanos barceloneses. O como decía Joan Maragall, soy catalán porque soy primero del Empordà y de mi pueblo. Todos podrán decir somos catalanes porque somos de Barcelona.