Méfiez vous des mots o cuando las palabras confunden, no son ingenuas

Presentación : Del Derecho a la Geografía

La urbanización sin ciudad y la ciudad excluyente: los conceptos utilizados y su uso

científico” (heurístico) y socio-político (en los medios y en la política)

Conceptos “neutros” y de supuesto interés general: Competitividad, Cohesión social, Sostenbilidad, Gobernabilidad, Participación…

Conceptos abstractos incuestionables: Estado de derecho, Democracia (representativa), Planeamiento (estratégicos? Objetivos?), Modelos urbanos (generalizables?); Grandes proyectos urbanos (ciudadanos?), Descentralización (para qué?, conflicto o control social?)…

Tópicos legitimadores: urbanización como progreso (Banco Mundial 2009), grandes inversiones grandes beneficios (para quién?), calidad de vida fuera de la ciudad (para todos?), seguridad y miedos urbanos, distinción y segregación, todos ciudadadanos (reconocimiento, exclusión)…

La responsabilidad intelectual de profesores y expertos

Los silencios clamorosos de académicos y profesionales: son intelectuales? Están legitimados para proponer intervenciones en el territorio? Bases éticas de la acad o profesión?

La separación entre Academia y Sector profesional, entre disciplinas analíticas y propositivas, entre humanidades y técnicas, entre investigadores y administraciones, entre ámbitos de conocimiento (sectoriales) y de intervención (ntegrados)…

El carácter interdependiente de las realidades territoriales. Valor de la geografía (+historia).

Bases teóricas que interpreten las dinámicas territoriales y sociales, perciban sus contradicciones y se posicionen ante éstas.

La naturalización perversa de académicos y profesionales, de medios y de políticos.

El mito de las instituciones como interés general. ¿Nos representan?

¿Sobrevirán los gobiernos locales?

Un título inspirado por algunos libros clásicos como “Podrán sobrevivir nuestras ciudades” del arquitecto Josep Lluís Sert y “Muerte y vida de las grandes ciudades” de Jane Jacobs 1. Si las ciudades se mueren con ellas desaparecerán los gobierno locales. Y viceversa, si dejamos morir a los gobiernos locales se morirán nuestras ciudades y con ella la democracia, entendida como el gobierno de los ciudadanos, libres, iguales y solidarios.Esta preocupación es propia de los periodos de cambios acelerados y de desafíos nuevos.

Continuar leyendo